Navegando entre páginas de papel


El pueblo soy yo
03/31/2012, 8:54
Filed under: Imaginacion al poder

Años han pasado desde las andanzas de los reyes absolutos por las entrañas de aquella Europa que ya de entonces llamaban moderna. Muchos lucharon para cambiar esa triste existencia,  ese vagar perezoso por el mundo donde realmente no importaban los sueños, las metas,  o las valías y sólo importaba no tener problemas, tu clase social y la propia supervivencia de ti y de los tuyos. Otros tantos combatieron a los primeros por una gran cantidad de motivos, tantos diferentes como personas que participaron en aquellas batallas, tenían tanto miedo al cambio que preferíamos mantener las cosas como estaban porque así no se estaba tan mal.

Con el paso de los años, comprendimos como se debía de hacer, es una táctica muy fácil y sutil: sólo hay que hacer creer a la gente que todo ha cambiado sin haber movido a ninguna persona de su sitio, sin realizar ningún cambio. Al principio no pensamos que fuera a funcionar pues ni siquiera nosotros fuimos capaces de darnos cuenta del éxito que tuvimos de una forma tan brusca.
En Marzo se celebraron elecciones  y me presenté conjunto con mi tio, el gerente de la fabrica de armas y con un viejo conocido nuestro, Don Millán, que a su vez era el mayor terrateniente del pueblo. Formamos un pequeño partido político que rápidamente buscó contactos fuera de la ciudad y finalmente se integro en un partido de amplio espectro de carácter nacional.
Nuestra influencia en la población es muy importante, debido a nuestra riqueza, controlabamos de forma indirecta una gran parte de la opinión pública y sin mucho esfuerzo y un par de triquiñuelas legales no siempre necesarias, fuimos arrasando en las elecciones, una a una. Algunos jornaleros, o incluso el médico, han intentado en este tiempo meterse en nuestro territorio, sin embargo, yo como alcalde soy el que decide quien va a entrar en nuestro círculo. Si esa persona no es recomendable, ya le pasará algo para que no pueda ejercer su cargo electo. Manipular las elecciones es algo tan sencillo debido a la opacidad de los censos electorales que un novicio recien ingresado podría realizarlo con sólo explicárselo una vez.

Vivimos en un pueblo pequeño, donde habitan unas 300 familias y entre todos nos conocemos, ultimamente han llegado gentes de aldeas más pequeñas en busca de un trabajo que les es negado en las montañas y tratamos de ganarlos para nuestra causa. Se les ofrece un trabajo simple y fácil, mal pagado y se les empadrona en el pueblo. Así tenemos un estomago agradecido más.

Nadie se mueve en este pueblo sin que sepamos donde se mueve, con quién y porqué. Sus propios habitantes tienen miedo de que aparezcan otros como nosotros y les aprieten más las costillas contra el suelo. Tan sólo esperan ganarse nuestro favor y ser un poco privilegiados en el pago de las limosnas que repartimos, por lo tanto evitan meterse en líos y trabajan con nosotros. Año trás año no hay nada más que colas para acceder a los puestos que ofertamos en materia de seguridad. Todo lo que ocurre en este pueblo, no ocurre por azar, exceptuando alguna que otra vez, cuando la naturaleza despierta al niño caprichoso que hay dentro de ella y llora como un bebé, alterando la paz social que gobierna este pueblo desde hace 40 años. Todo lo que ocurre en este pueblo está dentro de nuestros hilos, somos los artistas que tiran de los hilos que cuelgan de las manos, de los pies y de las mentes de las personas. El panadero denunció nuestra forma de actuar frente al tribunal de cuentas con toda una serie de palabras muy feas que gente como nosotros no tenemos ni en la cabeza: coacción, apropiación indebida, tráfico de influencias… Finalmente logramos enjuiciarlo por denuncia falsa, así damos ejemplo a posibles alborotadores, no comprenden que sin nosotros esta porción de país se vendría abajo como un castillo de naipes soplado por el viento, sabemos lo que hay que hacer.

Nosotros somos… la buena España.

Anuncios


Camino a la perdición
03/02/2012, 21:28
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , , ,

A veces no hay mas que mirar a la lejanía para ver lo que ha quedado de un glorioso pasado. Y allí me encontraba situado en una especie de poyete  mirando al horizonte donde mi falta de agudez visual no hacía mas que mezclar los colores y las formas formando una mezcolanza en mis retinas que daba una peculiar atmósfera al paisaje. La tristeza y la amargura iban aumentando en un continuo palpitar que no cesaba conforme me acercaba al pueblo.

Las antiguas formas angulosas de las casas habían sido cambiadas por viejos caserones en ruinas donde solo se marcaban los muros y el propio trazado de la calle. Era impresionante lo que el tiempo había causado en un sitio que antaño había estado tan vivo. Giré en la segunda casa hacia la izquierda y me acerqué a la antigua iglesia del pueblo.  La iglesia había perdido su techo y el barro y los escombros habían acaparado todo el protagonismo que antes recibía el nartex y su pórtico y sin embargo, era lo que mejor había aguantado el envite. Crucé un pequeño puente y me acerque a lo que antiguamente había debido de ser una especie de plaza. A sus alrededores, como brazos de un pulpo se extendían diferentes calles donde lo único que quedaba de las mismas eran simples riachuelos que las transitaba.

No podía evitar hacer paralelismos con como me sentía y con como se habían ido produciendo los acontecimientos. Nada quedaba en pie y solo los muros de la antigua alcaldía y la pequeña prisión habían aguantado con cierta dignidad aquel ataque furibundo. Algún que otro curioso se acercaba a preguntar y a interesarse por el pueblo, pero a la hora de verdad poca gente movía un dedo.  Un par de horas después, volví al poyete y miré al pueblo una sola vez mas mientras pensaba que hubiera sido del mismo si todos unidos hubieramos trabajado codo a codo por su salvación. Me encontraba cansado y mirando al horizonte, solo veía como se ponía el sol. Se escondía entre las montañas desapareciendo, ocultando su abrazo de luz y calor que tan buenas sensaciones nos daba. Sabía que sin esa luz, no ibamos a poder volver a poner en funcionamiento el pueblo, sabía que sin esa luz, no había un final feliz o un fin cuyas perspectivas fueran algo mas que oscuridad y carencia. Pero a lo lejos una pequeña estrella no paraba de brillar y guiñarme un ojo, no sabía por que pero sentía que aquella luz me estaba indicando el camino. Y seguí caminando sin parar.



El hombre y el lobo
01/13/2012, 8:59
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , ,

El ser humano es un animal que tropieza mil veces para caerse y volverse a levantar. Un animal que puede llegar a ser muy cruel y puede salirle todo mal, tan mal que no sabe siquiera si esta caminando hacia algún lugar de no se donde o tan solo se encuentra dando vueltas en círculos.
El ser humano es un animal extraordinario, quizás algo sobrevalorado por estar ligado erroneamente a la palabra racional. Un hombre definió al ser humano como: “El hombre es el lobo para el hombre”, cuanta razón tenía. A veces no hacemos mas que comportarnos de mala manera con nuestro semejante, le faltamos y vejamos solo por el hecho de tener un color diferente o un estilo de vida diferente al nuestro. Preferimos darle mas importancia a las dos limaduras de uña que nos separan y no a la multitud de elementos que nos unen.

Pero a veces y solo con alguna persona muy especial, el ser humano se enamora y entonces todo lo que he dicho antes dejara de tener validez: Se equivocará 10.000 veces mas solo para acertar una vez y que la persona que quiere sonría un día. Moverá montañas de sitio, viajará al espacio y aprenderá a hacer cosas nuevas solo para que vea esa persona especial vea lo mucho que te importa. Dejará de hacer el mal y luchará solo para hacer el bien por esa persona, por hacerle feliz y risueño, por que este contenta. Y lo mejor de todo es que lo hará espontáneamente sin siquiera pensárselo. Esa es la grandiosidad del ser humano.

Y luego en ocasiones todavía mas especiales, conoce a una persona mágica, de la que no sólo se enamora y ésta es tan increíble que logra hacer todos sus sueños realidad. Si fueramos racionales nunca nos enamoraríamos y perderíamos toda esta magia que perdura en nuestros corazones.

Y luego por encima de todo ello, estás tú. Tengo un secreto inconfesable: A veces, me pongo las dos pulseras juntas un ratito y cuando se tocan… me recuerda a cuando nos abrazamos y nos besamos. Si esto no es magia de verdad, no se que es lo que será. Los “Te quiero’s” casi pierden validez por no poder expresar lo que se puede leer entre sus labios.



Libre como un pajaro
09/12/2011, 20:52
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , , ,

Me encontraba sentada en una silla en mi habitación, el respaldo me alcanzaba la mitad de la espalda produciéndome un ligero malestar en ella que me obligaba a estar ligeramente encorvada sobre la mesa. Con una mano me quitaba un mechón de pelo que no cesaba el intento de cubrir mi rostro, mientras la otra daba vueltas entre mis dedos un fabuloso lápiz de dureza HB.
Llevaba ya varias horas en esta situación, jugando con él, o enrroscando mi pelo en torno a mi dedo índice para paliar la falta de inspiración y de aburrimiento.
Siempre me había preguntado que habían hecho los grandes escritores y pintores del pasado para elucubrar sus obras sin caer en la repetición y en el tedio. Puse los codos sobre la mesa y miré con atención al papel mientras murmuraba:
-¿Por que cojones no te dibujas solo? Ya podías echarme una mano…
Resignada me levanté de la silla y me tumbé en la cama de golpe. Ésta hizo un ruido como si le doliese el golpe recibido, y el sonido posterior al moverme sobre ella fueran quejas por tener que aguantarme encima.
Tras tirarme un rato vagueando, dando vueltas sin parar, decidí volver a ponerme manos a la obra.

La creación no es una obra fácil pensaba, muchas veces en la vida no sabes hacia donde tirar, o que hacer para seguir hacia adelante y necesitas darle al ingenio para abrir caminos donde hay barrancos o construir túneles donde hay océanos. Sin mucha decisión comencé a garabatear sobre la hoja, mi firme enemigo del momento.
Comenzó a brotar de mi lápiz, tinta a raudales, que creaba diversos trazos con gran variedad de colores Una mariposa brotaba en uno de los lados de la hoja sin llegar a despegar del todo, un jilguero comenzaba a aparecer entre mis dedos, el lápiz y su contacto con el papel. Su tácto rugoso trás haber sido arrugado y estirado numerosas veces parecía un paño de seda y las dudas técnicas se habían disipado como el humo de un buen habano.

Seguí dibujando mientras una gran cantidad de figuras iban tomando forma, parecía que nunca se me iba a agotar el espacio. Cuando me di cuenta el folio se encontraba llena de insectos y aves: Había urracas, abubillas, águilas, buites, langostas, mariposas… Seres vivos de todas las tonalidades y colores.
Contenta con el resultado y el esfuerzo agotador decidí levantarme para mover mis enquilosadas articulaciones. Cada vez que me estiraba un concierto de crujidos ponían una honrosa melodía a mi recien llegada satisfacción. Tras un momento de complacimiento propio abrí la ventana, asomé la cabeza y cerré los ojos mientras los tirabuzones bailaban al son de la suave brisa de primera hora de la tarde.

Tras respirar con profundidad durante un rato mientras miraba las montañas en la lejanía, una mariposa se posó en mi cabeza, dándome un ligero susto que hizo que reboloteara alrededor mía. Escuché un zumbido y me giré. Me acerqué corriendo al borde de la mesa para terminar de creer lo que acababa de ver, la mariposa que había dibujado había desaparecido. Sin mas, sin dejar ningún tipo de rastro, como si nunca hubiera existido.
Tan pronto terminé de decir estas palabras, las alas de la abubilla hicieron un pequeño aleteo, sin parpadear me acerque lentamente al dibujo para observar de cerca si mi imaginación me estaba jugando una mala pasada.
Tan pronto me acerque a menos de dos palmos, el pájaro salió disparado del mismo hasta golpear ligeramente la lámpara que colgaba del techo. Inmediatamente después, la gran cantidad de animales que había dibujado comenzaron a tomar forma y a salir disparados del papel. Se formó un torbellino de animales de color que mezclados con los destellos del sol que entraba por la ventana, comenzaba a plagar la habitación de una belleza que jamás habría logrado concebir.

La cabeza no para de darme vueltas intentando seguir cualquiera de los puntos de color que alcanzaba a distinguir y comenzaba a marearme.
Cerré momentáneamente los ojos y puse la mente en blanco buscando un segundo de relax. Al volverlos a abrir, toda la movilidad había desaparecido y el silencio habitual solo era interrumpido por el paso de algún vehículo por la carretera. Sin saber que había pasado exactamente me acerqué a la mesa a observar el dibujo, ahí se encontraba exactamente, tal y como lo había comenzado a dibujar horas atrás. Sin saber que había ocurrido me senté en la silla y pensé: “Solo los sueños nos pueden marcar el camino…  yo solo quiero volar” y seguí dibujando.



Brindemos con claveles
10/26/2010, 0:33
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , ,

No parábamos de cargar bultos en nuestro pequeño coche, un viejo simca que siempre parecía que carraspeaba al arrancar. Esperábamos que no parara hoy de hacerlo. Eran las diez y media de la noche y todo estaba listo para partir. Mi hermano estaba atando el maletero para no perder nada de equipaje por el camino, mientras mi novia nos miraba pidiéndonos que recapacitáramos. Llevábamos mas de dos años de noviazgo pero ya sabíamos que estábamos hechos el uno para el otro. Miraba a sus ojos y me costaba mantener la mirada. Veía mi propio miedo, el miedo de no volver a verla se apropiaba de cada uno de mis frágiles pasos. Pero ya no había marcha atrás. No después de esto.

Carlos se acercó y depositó un gran paquete alargado envuelto en mantas sobre el capó. Todos los allí presentes sabíamos lo que contenía. Desenvolvimos el paquete y dentro había varias pistolas, cuatro “chopos” y una copiosa cantidad de munición. Me despedí de mi novia con un gran abrazo mientras se nos saltaban las lágrimas. La besé con toda la pasión que puede demostrar el ser humano.

Todos estaban ya dentro del coche, solo faltaba yo. Cogí el último fusil que quedaba y me monté en el coche. Una vez dentro nos atábamos pañuelos rojos en manos y cuello mientras Carlos ponía en marcha el coche. Me asomé por la ventanilla trasera y grité: – En una semana volveré. Te lo prometo. Te quiero muchísimo vida mía.
En el coche la presión se iba almacenando a medida que los celtas se iban consumiendo. Y hacia allí íbamos, hacia la frontera mientras cantábamos “Grândola vila morena… terra da fraternidade… o povo é quem mais ordena… dentro de ti, ó cidade”



Onironauta
08/15/2010, 18:42
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas:

A veces recuerdo con temor aquellos sueños que me hacían despertarme de repente, envuelto en sudores fríos, aquellas apariciones oníricas que me hacían temblar. Hacían que cerrar los ojos fuera viajar por un camino sin destino hacía mi horizonte final. Aunque todo no son pesadillas para el soñador, todo cambia velozmente, tanto para bien como no, tan rápido que a veces no sabes ni quien eres ni donde estás. Estos sueños pueden llevar cambios que no sabemos como afrontar. Generalmente tememos estos cambios y nos conformamos con lo que ya tenemos y hemos conseguido por temor a perderlo.

Sin embargo a veces es necesario este cambio, mirar al cielo y seguir para adelante aunque nuestros pasos sean inicialmente temblorosos. Los sueños mueven el mundo: los hay de grandeza, de mejoría, de destrucción,de codicia, de odio, de amor…

Que bonito es cerrar los ojos y dejar que vuele la imaginación, darle la libertad que necesita en un mundo donde las leyes físicas y humanas no existen, donde la única limitación que existe la pone tu propia mente. Donde los sentimientos y sentidos no se guardan para sí mismo sino que resuenan por todos los lugares que pueden y dan alas donde solo hay terrenos pantanosos.

Hay tantos sueños como personas en este mundo, por eso un día decidí soñar despierto. Y todavía no quiero que me despierten, me queda un largo camino por recorrer. Buenos días.



Lo que el viento se llevó
06/13/2010, 20:14
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: ,

Cuentan los libros de psicología,
cuentan los libros de sociología,
cuentan los libros de historia,
cuentan los libros de política,
cuentan que los libros los escriben los vencedores…

Si, eso dice. Los libros son una exaltación o una continuación de la propia persona que los escribe, de una parte de sí mismo, de su subconsciente, de sus sueños, sus deseos o sus propias mentiras.
¿Existe algo más peligroso que el control de la transmisión de la cultura? – me pregunto.
Un antiguo refrán nos dice que el pueblo que no conoce su historia estará condenado a repetirlo. Si alguien se hiciera con el control de ella podría reconvertir a villanos en héroes, a salvadores en verdugos, lo blanco en negro, lo justo en injusto.

Asomó la cabeza por la ventana y respiré hondo. Se apoyó ligeramente en el marco de la ventaja y miro como el Sol se iba desperezando. Dejó el cuaderno con cuidado sobre una repisa de una estantería y se giró en dirección a la cocina. Cogió una manzana de un cesto y volvió a la habitación rápidamente. Cogió de nuevo el cuaderno y depositó la manzana a la izquierda, donde lucía y mostraba sin vergüenza a todos su pequeño corazón.

De repente, las hojas del cuaderno empezaron a arrancarse solas, una tras otra , sin parar. Parecía que las ideas empezaban a cobrar vida. Avanzaron lentamente hacia la ventana y se situaron en fila ante el borde de ésta. Intentó parar este lento desfile, pero no tenía forma posible de llevarlo a cabo. Su cuerpo no deseaba impedirlo. Una racha de viento se llevo todas aquellas ideas por la ventana. Solo él sabría a donde llegarían.