Navegando entre páginas de papel


El hombre y el lobo
01/13/2012, 8:59
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , ,

El ser humano es un animal que tropieza mil veces para caerse y volverse a levantar. Un animal que puede llegar a ser muy cruel y puede salirle todo mal, tan mal que no sabe siquiera si esta caminando hacia algún lugar de no se donde o tan solo se encuentra dando vueltas en círculos.
El ser humano es un animal extraordinario, quizás algo sobrevalorado por estar ligado erroneamente a la palabra racional. Un hombre definió al ser humano como: “El hombre es el lobo para el hombre”, cuanta razón tenía. A veces no hacemos mas que comportarnos de mala manera con nuestro semejante, le faltamos y vejamos solo por el hecho de tener un color diferente o un estilo de vida diferente al nuestro. Preferimos darle mas importancia a las dos limaduras de uña que nos separan y no a la multitud de elementos que nos unen.

Pero a veces y solo con alguna persona muy especial, el ser humano se enamora y entonces todo lo que he dicho antes dejara de tener validez: Se equivocará 10.000 veces mas solo para acertar una vez y que la persona que quiere sonría un día. Moverá montañas de sitio, viajará al espacio y aprenderá a hacer cosas nuevas solo para que vea esa persona especial vea lo mucho que te importa. Dejará de hacer el mal y luchará solo para hacer el bien por esa persona, por hacerle feliz y risueño, por que este contenta. Y lo mejor de todo es que lo hará espontáneamente sin siquiera pensárselo. Esa es la grandiosidad del ser humano.

Y luego en ocasiones todavía mas especiales, conoce a una persona mágica, de la que no sólo se enamora y ésta es tan increíble que logra hacer todos sus sueños realidad. Si fueramos racionales nunca nos enamoraríamos y perderíamos toda esta magia que perdura en nuestros corazones.

Y luego por encima de todo ello, estás tú. Tengo un secreto inconfesable: A veces, me pongo las dos pulseras juntas un ratito y cuando se tocan… me recuerda a cuando nos abrazamos y nos besamos. Si esto no es magia de verdad, no se que es lo que será. Los “Te quiero’s” casi pierden validez por no poder expresar lo que se puede leer entre sus labios.

Anuncios


El Chico
10/15/2009, 21:13
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , ,

Un paso más, otro paso más, y otro…
La vida es una escalera cuyos escalones tienen diferente altura y diferente longitud. Ascender por ella es una tarea ardua, en la que debemos poner todo nuestro empeño. Pero la grandeza de la vida es que la escalera no tiene por que tener un final visible, tan solo el que nosotros elegimos donde esta el rellano y donde esta la cima.
¿Quien le dio alas al viento?, quien le puso cadenas a la libertad, quien logro alcanzar el cielo, quien apaga el Sol cada noche…

Tú se levanto ese día rápidamente corriendo al baño. Se lavó la cara con jabón y se lavó los dientes con una nueva pasta refrescante. Tras una ducha rápida fue a su habitación y se vistió listo para el día que acababa de comenzar. Unos pantalones negros y una camiseta roja con un bordado en una manga era su sencilla indumentaria. Lustro con mucho esmero unas viejas zapatillas y logró arrancar una parte del barro que se había ido secando, formando un maravilloso refuerzo de barro.

Tú bajó las escaleras para encontrarse con su familia. Estaban desayunando, tomando algo de leche con miel y unas tostadas untadas en mermelada de melocotón. Cogió su mochila y salió por la puerta en dirección al colegio. Estaba listo para subir otro escalón.

Dicen que la mirada de un niño es el verdadero espejo del alma. Dicen tantas cosas, pero realmente ¿que es lo que dices.. Tú?, ¿que es lo que puedes hacer Tú?. Dicen que si los adultos pensaran como los chiquillos los problemas de este mundo nunca hubieran existido.
Si, eso dicen. Necesitamos más gente como Tú, más adultos que piensen como Tú.

Cada escalón es una transformación, una metamorfosis. Ojala Tú no cambie en el tiempo, porque todos siempre queremos parecernos a Tú. Tú sigue firme subiendo escalones y no te quedes en el rellano que todos los humanos que no se cansaron de ser niños, nos esperan más arriba.



En un atardecer de su vida…
09/29/2009, 23:09
Filed under: Imaginacion al poder | Etiquetas: , ,

Llevaba ya demasiado tiempo detrás de su presa, pero daba igual, lo intentaría día tras día hasta conseguir su objetivo.
Su tez mostraba los angostos surcos que el tiempo había ido esculpiendo con paciencia y sus ojos parecían tatuados por la frase “Mañana será otro día”. A pesar de pasar de los cincuenta, se sentía en plenas facultades para realizar lo que el corazón le pidiera.
Anthony refunfuñaba, llevaba doce horas, doce horas ya, intentando conseguir que su presa picara. Cambiaba el cebo, el peso, un sedal más fino, más grueso, todo daba igual. Cero resultados.

Preparándose para irse a casa, plegó la silla sobre la que había estado sentado y guardo numerosas bolsas de plástico en una cesta.
Cuando iba a irse, una voz detrás suya dijo: – ¿Perdona?.
Anthony se volvió hacia la voz y vio a un joven de unos quince años. El chico era alto para su edad, pasaba del metro setenta, tenía el pelo castaño y llevaba una pequeña perilla. Era bastante delgado, unos setenta quilos a ojo.
– ¿Eh, que quieres? – respondió Anthony.
– Vengo con mis padres a esta zona de la playa todos los días y usted siempre está aquí. ¿Pican mucho por esta zona? – preguntó el joven.
– No logro pescar algo en concreto, llevo ya veinte años detrás de él y ahí esta burlándose de nosotros – respondió firmemente.
– ¿El qué?, yo no veo nada raro – dijo mirando hacia el horizonte.
– Míralo, allí a lo lejos se va perdiendo, en la linea del horizonte. – comentó Antonio en voz alta.
El niño miro dos veces y preguntó: – ¿Quiere pescar el Sol?.
– ¿Por que no?, el hombre lleva muchos años haciendo cosas que se creían impensables. – respondió Anthony.
– Pero… ¡Eso es imposible, el Sol esta demasiado lejos! – exclamó el chico.
– Si dejáramos de intentar las cosas por creer que son imposibles, nunca nos habríamos superado. Nunca dejes de intentar cumplir tus sueños, lucha por ellos. El día que perdamos el derecho a soñar, ¿Que nos quedará?

Dicho esto, el pescasol se fue, mientras el niño observaba callado los pasos que iba dejando en la arena tras de sí.